Que es el crecimiento personal?

102

El crecimiento personal es el potencial necesario para la vida. 

Existen componentes esenciales para ello, tales como la responsabilidad, el aprendizaje, el comportamiento y la actitud.

El desarrollo es un conjunto de procesos de cambio que experimenta el ser humano desde que nace hasta que alcanza la madurez o edad adulta. 

El potencial de desarrollo es específico de cada individuo, pues depende de las disposiciones genéticas, el nivel intelectual, la salud mental, el temperamento y de ciertos rasgos de personalidad”.

En los últimos años es frecuente hablar de crecimiento personal “como lo relativo a las potencialidades humanas, psicológicas y espirituales”. 

Se basa en la premisa de que los seres humanos pueden hacer más allá de su desarrollo natural en función de la edad, y las personas aprenden, a través de la conciencia de sí mismas, a aprovechar sus posibilidades de pensar, sentir y actuar.

El crecimiento personal guarda una relación estrecha con el autoconocimiento. 

Para crecer como persona es necesario autoconocerse, cuando menos esto facilita dicho crecimiento.

El crecimiento personal implica dominar una libertad responsable, tener salud emocional y lograr el éxito en los planes y metas que los seres humanos emprenden.

Sus partidarios dicen que es un trabajo distinto, pero de alguna manera coincidente o complementario al de la psicoterapia. 

Para ellos la psicoterapia trata de ordenar algo que está desordenado, es decir, es el paso de la desorganización a la organización, del caos al equilibrio; mientras que el crecimiento personal trata de llegar a la plenitud; o sea, una vez que ya se tiene la organización y el equilibrio se desarrollan las capacidades para el gozo, la vitalidad y la creatividad.

El crecimiento personal, interpretado de la forma descrita, es voluntario, evolutivo, integral, progresivo y continuo e implica aprender a tener dominio de nuestros deseos, pensamientos, emociones, voluntad e imaginación, entre otros factores.

También  implica transformación de uno mismo, lo cual es posible, lógico y coherente, pues como bien se ha dicho todo es susceptible al cambio, y los seres humanos formamos parte de ese todo.

En toda transformación existe muerte y nacimiento.

– “Lo que para la oruga es la muerte el resto del mundo le llama mariposa”.

– “Si el grano no muere, la planta no nace”.

Por eso muchas personas cuando alcanzan cambios significativos y estos les proporcionan gratificaciones nuevas y cualitativamente superiores, dicen: “He tenido como un renacer”.

Si en realidad deseas crecer como ser humano y llegar a ser una mejor persona, ten presente que resulta necesario evaluar qué deseas conservar, mejorar o cambiar, y buscar las herramientas para hacerlo.

Para ser quien se quiere ser, es necesario pensar, sentir y actuar de manera coherente, lo que guarda relación con la actitud personal y la responsabilidad.

 Algunas herramientas y estrategias para el desarrollo personal

• Trabajar por metas.

• Establecer retos alcanzables durante determinado tiempo: días, semanas, meses.

• La determinación diaria, ella propicia generar el cambio hacia tu bienestar.

• Dejar de fantasear o posponer, pues se hacen acciones concretas.

• Utilizar el “yo puedo”, lo que se traduce en motivación.

• Cultivar la autodisciplina.

• Tomar en consideración la propia experiencia.

• Comunicar a uno mismo y a los otros los descubrimientos sobre sí.

No es infrecuente que el deseo de crecimiento personal surja del dolor emocional, de la insatisfacción o el malestar psicológico, que empujan a una persona a mirar en el interior de sí misma para intentar buscar soluciones, superar problemas y superarse a si misma.