Pesaj Kasher Vesameaj

97

La relación de amor especial que Am Israel comparte con Hashem, fue forjada en esta noche de Pesaj, la noche de la salida de Egipto.

La palabra en hebreo Pesaj significa “saltear”, más que “pasar por encima” como es traducida comúnmente. Aprendemos del Midrash un significado más profundo de este término:

La voz de mi amado, aquí viene, saltando por las montañas, brincando sobre las colinas (Shir Hashirim 2:8).

Cuando Moshe se dirigió a Am Israel y dijo, “Este mes serán redimidos”, ellos le dijeron, “¿Cómo podemos irnos cuando todo Egipto está lleno de nuestra idolatría?”. Moshe contestó, “Ya que Hashem desea redimirlos, Él no se fijará en su idolatría. Él está salteando las montañas”.

Ellos le dijeron, “¿Cómo podemos ser redimidos si sólo han pasado 210 años de los 400 años de esclavitud decretados? Él dijo, “Ya que Hashem desea redimirlos Él no se fijará en sus cálculos.

Él está salteando las montañas” (Midrash Shir Hashirim Raba 2).

En esta noche, el orden natural de las cosas fue revertido. En vez de que Am Israel llamara a Hashem para redimirlos, Hashem fue a ellos en el momento en el que estaban menos preparados, cuando estaban en el nivel espiritual más bajo, cuando no eran merecedores de un cambio de destino.

Sin embargo, en estas circunstancias Hashem le dice a Moshe:”Israel es mi primogénito” (Éxodo 4:22).

Hashem, nuestro Padre, se relaciona con nosotros como Sus hijos. Un padre no espera a que sus hijos se merezcan ser salvados de la boca del león.

Este es el elemento fundamental de nuestra entrada a la condición de nación, la incondicional relación entre Hashem y Su pueblo.