Mejor callar y parecer un tonto, que hablar y confirmarlo !!!

124

Abrió Hashem la boca del asna…” (Badmibar 22:28)

De todas las diferencias entre el Hombre y los animales, la Torá identifica la distinción esencial como el poder del habla. El Hombre es llamado El orador' - esta es la cualidad que epitomisa su elevación sobre los animales. El poder de la palabra se le dio al Hombre para elevarlo del mundo físico, para inyectar espiritualidad en lo físico. En la lengua hebrea la palabra paracosa’ – davar – tiene la misma raíz que divur – `palabra’. El habla es el umbral entre el mundo de las cosas, el mundo físico, y el mundo espiritual. Cuando el Hombre usa su poder del habla para agregar espiritualidad a este mundo, entonces el cumple con su verdadera función elevándose a si mismo y al mundo con el, pero cuando el poder del habla es degradado, cuando se usa para maldecir y denigrar, entonces el Hombre se convierte en no mas que en un burro que habla….