Nosotros

Queridos lectores; quiero presentarles y exponer de la manera mas natural nuestro nuevo emprendimiento, se trata del nuevo “Centro de difusion Cognicion e Inteligencia Emocional” “CIE”.

¿Qué es la Inteligencia Emocional?

La Inteligencia Emocional es uno de los conceptos clave para comprender el rumbo que ha tomado la psicología en las últimas décadas.

De un modelo preocupado fundamentalmente en los trastornos mentales por un lado y por las capacidades de razonamiento por el otro, se ha pasado a otro en el que se considera que las emociones son algo intrínseco a nuestro comportamiento y actividad mental no patológica y que, por consiguiente, son algo que debe ser estudiado para comprender cómo somos.

Así pues, la Inteligencia Emocional es un constructo que nos ayuda a entender de qué manera podemos influir de un modo adaptativo e inteligente tanto sobre nuestras emociones como en nuestra interpretación de los estados emocionales de los demás.

Este aspecto de la dimensión psicológicca humana tiene un papel fundamental tanto en nuestra manera de socializar como en las estrategias de adaptación al medio que seguimos.

¿En qué consiste?

Siempre hemos oído decir que el Cociente intelectual (IQ) es un buen indicador para saber si una persona será exitosa en la vida.

La puntuación del test de inteligencia, decían, podría establecer una relación fuerte con el desempeño académico y el éxito profesional.

No obstante, los investigadores empezaron a detectar hace unas décadas que las capacidades y habilidades necesarias para tener éxito en la vida eran otras, y éstas no eran evaluables mediante ningún test de inteligencia.

Las emociones juegan un papel vital en nuestro día a día Si pensamos detenidamente en la trascendencia de nuestras emociones en nuestra vida diaria nos daremos cuenta rápidamente que son muchas las ocasiones en que éstas influyen decisivamente en nuestra vida, aunque no nos demos cuenta.

Gran parte de nuestras decisiones son influenciadas en mayor o menor grado por las emociones.

Ante esta realidad, cabe resaltar que existen personas con un dominio de su faceta emocional mucho más desarrollado que otras.

Y resulta curiosa la baja correlación entre la inteligencia clásica (más vinculada al desempeño lógico y analítico) y la Inteligencia Emocional.

Aquí podríamos ejemplificar esta idea sacando a colación el estereotipo de estudiante ; una máquina intelectual capaz de memorizar datos y llegar a las mejores soluciones lógicas, pero con una vida emocional y sentimental vacía.

Por otro lado, podemos encontrar personas cuyas capacidades intelectuales son muy limitadas, pero en cambio consiguen tener una vida exitosa en lo que refiere al ámbito sentimental, e incluso en el profesional.

Este ejemplo llevados al extremo son poco habituales, pero sirven para percatarse de que es necesario prestar más atención a esta clase de habilidades emocionales, que pueden marcar nuestra vida y nuestra felicidad tanto o más que nuestra capacidad para puntuar alto en un test de inteligencia convencional.

Para eso es importante profundizar en la Inteligencia Emocional.

A esto nos dedicamos en el Centro de difusión de la Inteligencia emocional “Cie”.

Basado en las enseñanzas de nuestra sagrada Tora.

Esto podria ser resumido en lo que esta escrito en perashat vayakhel Antes de comenzar la construcción del Mishkan (Tabernáculo), Moshe Rabenu proclamó a todo el pueblo de Israel: “todo Jajam Leb (corazón sabio, o persona que tenga el corazón abierto y dispuesto para cumplir con las órdenes de Hashem) que venga para hacer todo lo que nos ordena Hashem” (Shemot 35).

A continuación, vemos que para los trabajos del Mishkan eran necesarios conocimientos y experiencia en muchísimos ramas de la ciencia, como ser: calculos de ingeniería, procesamiento de metales, como trabajar el oro, la plata y el bronce…, carpintería y todo lo relacionado con la madera, elaboración de colores para teñir telas, trabajos con mármol, etc.

El Ramban nos trae la respuesta de un versículo: “y vino todo hombre que entregó su corazón…” (podemos decir que esta es la explicación de la expresión: Jajam Leb). Dice el Ramban: el hecho de entregarse facilitó el trabajo, ya que no había entre ellos nadie que haya estudiado una profesión ni tampoco alguien que pudiera enseñarles, encontraron en forma natural el camino para hacer: entregaron sus corazones al camino de Hashem y cada uno le dijo a Moshe: “yo haré todo lo que se me ordene…”

Así de simple, parece, el camino hacia el éxito.

Cuando estamos en paz emocionalmente, nuestra mente esta abierta a recibir la máxima energia de Hashem.