Por qué fue Pinjás recompensado específicamente con que su descendencia sea de Kohanim?

34

Es un principio fundamental el que Di-s castiga y recompensa “medida por medida” – siendo la recompensa precisamente acorde a la acción que la merecía. Cuando Zimrí, un príncipe de Israel, cometió un terrible acto de inmoralidad, hubieron muchos que se shoquearon por este acto. “Y ellos lloraron a la entrada del Mishkán”. Mediante la ejecución de Zimrí y Cozbi, Pinjás expresó y concretizó el sentimiento del Pueblo Judío. Esto es exactamente lo que hace el Kohen cuando, como enviado del pueblo, lleva ofrendas y concretiza y da expresión física a los pensamientos y sentimientos de amor que el Pueblo Judío tiene por su Padre en las Alturas. Así el regalo de la Kehuná a la descendencia de Pinjás fue un perfecto reflejo de su servicio al Pueblo Judío.
“…A cambio de lo que ha celado por su Di-s…”

Cuando una persona cae en su nivel de espiritualidad y comete una transgresión, mira a otros y piensa para sí mismo “Él también lo hace. ¿Por qué yo debo ser “más religioso” que él? Es por esta razón que los Diez Mandamientos están escritos en singular, para que cada uno sienta que la Torá fue dada a él solamente, y no debe mirar lo que otros hacen… o no hacen. Cuando Pinjás vio a Moshé y a Aharón y a los setenta Sabios parados mirando a Zimrí cometiendo este grave pecado, y ninguno de ellos levantó siquiera un dedo, él pudo haber dicho ciertamente, “¿Por qué yo tengo que ser “más religioso” que ellos? Sin embargo, él no pensó así, sino que hizo lo que era necesario por el Honor del Cielo. Es por eso que la Torá escribe “él mostró entusiasmo por su Di-s”. Él actuó como si en ese momento, Hashem era solo su Di-s y no había nadie más en el mundo para hacer ese trabajo.